Etiquetas

martes, 27 de octubre de 2015

4.0 (carrot cake)

carrot cake
Llegó el día, llegó la hora,llegó el momento . . . Al fin, después de 39 años y 364 días, hoy cumplo cuarenta años. . . Por tanto es hora de realizar una purificacion emocional, corporal, mental y espiritual . . . De realizar un desbloqueo súbito de emociones y recuerdos . . . Acudid, amig@s mi@s a mi catarsis cuarentil . . . Nací, efectivamente, un veintisiete de octubre de hace cuarenta años en el seno de una familia de clase media (un estamento de la clase social que existía antiguamente en España, y que se aplicaba a personas con un nivel socioeconómico situado entre la clase alta y la baja . . . ahora ese estatus sigue existiendo pero pasó a denominarse "más jodidos que ninguno"), padre empleado de una empresa privada y madre funcionaria, soy la pequeña de cuatro herman@s nacida de un (nunca reconocido) despiste de la madurez ( hoy en día es muy normal tener hij@s a los cuarenta, pero hace cuarenta años una mujer de mi edad estaba prácticamente en el ocaso fértil) . . . Consentida y malcriada, para mi hermana era como una muñeca, me vestía, me peinaba y me achuchaba hasta que se cansaba, y para mis hermanos era su gran pesadilla . . . Reclamaba su atención y como no me hiciesen caso la liaba parda . . Recuerdo una vez que estaban jugando al ajedrez en la terraza y harta de que me ignorasen cogí las piezas y las tiré a la calle ( a tomar por culo el ajedrez, hombre ya) . . . Tras una infancia feliz en un colegio del que solo guardo buenos recuerdos y grandes amistades, llegó una adolescencia loca . . . Mala estudiante, vaga pero no maleante, me atrevo a decir que mis años de instituto fueron una grata inconsciencia feliz (para desgracia de mis padres), hasta que un día me volvió la cordura (me debí de dar un golpe), y después de repetir primero y segundo de BUP, llegue a tercero, cogí ciencias puras y saque el curso en junio con una media de notable (a tomar por culo), mi pobre madre cuando vio las notas se quedo sin habla un par de días, como catatónica, no sabía si besarme por la mejora u ostiarme por haber perdido el tiempo (ahí discrepamos, porque yo el tiempo lo había aprovechado más que bien) . . . Pasamos a un tiempo de estudios totalmente vocacionales pero claramente inservibles (nunca llegue a ejercer de protesico dental aunque me hubiese encantado hacerlo), de jugar a ser mayor (en un piso de estudiantes donde te crees el rey del mambo pero con papá y mamá pagando los recibos), de afianzar la amistad (si, me refiero a vosotras petardas,nos queremos pese a todo) y de conocer al amor de mi vida ( mi amante, esposo, amigo y compañero . . .  Así, todo en uno . . . Aquí os hable de él) . . . Después de un largo noviazgo (nada menos que nueve años) donde la distancia no logró separarnos, nos casamos en el bodorrio del año, con el novio herido y ambulancia incluida (algún día os contaré esta historia, aunque no se si estaréis preparad@s para ello) . . . Dos hij@s como dos soles a los que amo hasta el infinito y más allá y un trabajo estable, hasta que dejó de serlo, que me envolvió en una situación desesperante hasta el nacimiento de este blog como desahogo mental . . . el resto más o menos lo conocéis,os lo he ido contando por aquí (desde mi primer cumpleaños celebrado con vosotr@s hasta mi vuelta al mundo laboral pasando por  mi operacion del quiste gigante) . . . Hoy dejo de ser treintañera para ser cuarentona (Jesús!!! nunca había reparado en la importancia de los sufijos) y pese a que se me cae el pelo a mechones (como dice una buena amiga, en tiempo de la berenjena la mujer pierde la melena . . . y a tomar por culo) mi incipiente presbicia (es divertido a la par de patético, vernos a mis amig@s y a mi los fines de semana intentando leer las etiquetas de las 1906) mis trescientoscincuentaysietemil kilos de más y mis continuos dolores de espalda, estoy muy bien para la edad que tengo . . .  que coño, que vivan los cuarenta y a por otros cuarenta más . . . y para celebrar mi efemérides metámonos entre pecho y espalda esta fantástica tarta de zanahoria que os va a sorprender de lo buena que está (como una servidora, vaya!!!).

Yo misma con mis pollitos


Carrot cake (osea, pastel de zanahoria, pero como somos gilipollas le ponemos el nombre en ingles)

Ingredientes:

-Para el pastel

  • 3 bases de bizcocho
  • 1 kilo de zanahorias
  • 350 gr de azúcar
  • 180gr de coco rallado
  • 250 gr de almendra molida
-Para el almíbar:


  • 150 gr de azúcar
  • 50 ml de agua
  • 4 cucharadas de ron
Para el bizcocho podeis comprar esos que ya vienen hechos y de los que soy totalmente enemiga o hacerlos vosotr@s mism@s siguiendo los pasos del bizcocho de la tarta rusa.Introduce en una cacerola el azúcar y el agua para preparar el almíbar y hiervelo durante cinco minutos. Aparta del fuego y agrega el ron, remueve y deja enfriar a temperatura ambiente.. Pela las zanahorias, trocealas y cuecelas en medio litro de agua hasta que estén tiernas. Escurre las zanahorias, reservando el agua y tritura hasta reducirlas a puré.Añade el azúcar, 150 gr de coco, la almendra y un chorrito del agua reservada y tritura hasta que esté cremoso. Coloca una base de bizcocho en un molde desmoldable , pincelalo con almíbar y cubre con la crema. Repite la misma operación dos veces mas finalizando con una capa de crema de zanahoria. Tapa el molde con film transparente y deja reposar el pastel 24 horas en la nevera para que compacte. Desmoldalo y espolvorea la superficie y los laterales con el coco restante.


carrot cake

2 comentarios:

  1. Felicidades Teresa!!!!!!Disfruta de tu día con todos los tuyos,besos

    ResponderEliminar
  2. Gracias María!!! Un beso para ti tmabieb

    ResponderEliminar